12 meses, 12 historias



Echo la vista atrás y me parece increíble que el 2016 haya pasado ya. ¿A ti te pasa lo mismo? ¿No va el tiempo demasiado rápido?

El 2016 ha sido un año diferente, pero especial. 
Lo recordaré siempre como el año que me puso a prueba, el que empezó con varios sustos que fueron canalizados a tiempo, el de los sueños rotos y los que se cumplen, el de los proyectos, el que trajo el punto y final a esa historia que he llevado conmigo durante dos años. 

Si me siento a hacer balance, puedo extraer recuerdos significativos de cada uno de los doce meses que han conformado mi 2016, pero esta entrada no va de eso. Va de esas historias que me han acompañado durante los últimos trescientos sesenta y cinco días. Las doce historias que más han brillado en cada hoja del calendario. 


No ha sido el año que más he leído, pero sí uno de los que más historias de calidad he encontrado.

¿Quieres conocerlas?

ENERO


El cinco de enero de 2016 se publicó Fuimos un iniverno. Ya conocía a Neïra porque había leído su anterior bilogía y me había encantado, así que estaba deseando leer su nueva publicación. 
Puedo decir que este ha sido uno de esos maravillosos casos en los que las altas expectativas no solo se cumplen, sino que se superan con creces. ¡Qué historia más bonita! Me encantó la narración, el trasfondo, los personajes y la trama. 
La historia de Dana y Luca me acompañó durante el primer mes del año y fue una bienvenida por todo lo alto a mi 2016 literario. ¡Recomendadísima!

FEBRERO


El mes de febrero fue uno de los meses más movidos que he tenido nunca a nivel personal. No leí casi, pero debo mencionar el desenlace del Horizonte MartinaMartina en tierra firme, de Elísabet Benavent. 
No ha sido la historia que más me ha gustado de la autora, pero tengo que destacar el gran salto de calidad literaria que dio con esta bilogía. Otro nivel, que acompaña a una historia muy madura y con un realismo en determinados puntos que pone la piel de gallina. 

Recomendada para todos aquellos que busquen algo más que una lectura ligera.

MARZO


La llegada del buen tiempo a la zona de Levante, vino acompañada del Premio Titania 2015: Herbarium. Las flores de Gideon, de Anna Casanovas. Una historia muy completa y de las mejores que he leído de la autora. 
Una ambientación de diez, personajes bien construidos, una documentación excepcional y la pluma de Anna presente en todo el relato. 
Una apuesta segura para aquellas a las que le guste la romántica contemporánea, con tintes históricos y de intriga. 

ABRIL



Este mes tuve la oportunidad de leer bastante, aunque no todas me llegaron. Especialmente porque fueron eclipsadas por el desenlace de la bilogía de Daniela, de Neïra. 
Fuiste mi verano trajo un final de saga muy en la línea del anterior, con mucha intensidad y escenas de alto voltaje. La autora supo continuar la historia y que la trama ganara en complejidad para darnos el final que los personajes merecían.
Imprescindible si te gusta el género romántico contemporáneo. Para mí, de lo mejor que he leído.

MAYO


Mayo. Sol. Inicio de la temporada de playa. Bloqueo lector.
Tras empezar el año con varias historias que me llegaron tanto, fue difícil encontrar novelas que me llenaran de verdad y tuve que echar mano de mi comodín para estos casos: buscar libros que no se han traducido al castellano. 
Recurrí a Christina Lauren, dos de mis autoras de cabecera. Tenía pendiente leer el final de las Wild Seasons, así que me hice con Wicked Sexy Liar, que si bien no es una historia demasiado profunda, está muy bien construida y me hizo pasar un buen rato. 
Christina Lauren siempre es una apuesta segura, por su impecable narración, por sus personajes y los diálogos.
Ojalá en el futuro todos sus libros se traduzcan al castellano para que todas podamos disfrutar de ellos.

JUNIO



Más sol. Más playa. Y arrastrando los últimos coletazos del bloqueo lector. 
Recordé una de las historias que más me habían llegado en 2015, Maldito Romeo, e investigué sobre la publicación de la segunda parte en castellano, pero... no encontré noticias.
Así que decidí ponerme manos a la obra para hacerme con Broken Juliet. 
Y, ¿qué decir? Que tiene partes de morir de amor del bueno, y aunque no me gustó tanto tanto como el primero, tuvo un desenlace muy a la altura de la historia. 
Espero que no tarden mucho en publicarla en nuestro idioma, porque me gustaría volver a releerla...

JULIO



Julio fue un mes raro, porque estaba tan metida en la corrección y en el final de mi propia novela que apenas tuve tiempo para leer nada más. 
A principios del mes, en aquellas lejanas tardes de playa, acabé una novela de Cecelia Ahern que tenía a medias: Cómo enamorarte (la puse de ejemplo aquí). 
De ella destaco la pluma de Cecelia y ese aire especial que caracteriza a todas sus historias. Genial para desconectar con el ruido de las olas de fondo.

AGOSTO




Y llegó Lucía... 
La bilogía de Saray García formada por Antes de conocerme y Después de encontrarme, supuso un reencuentro con esas historias que se te meten dentro y te llenan como lector. 
Personajes llenos de matices, tramas largas, tramas secundarias, historias cotidianas y una historia de amor de las que se recuerdan.
Me hacía falta volver a encontrarme con una historia así, por lo que guardo un recuerdo muy especial de esta bilogía.

SEPTIEMBRE



Con la llegada de septiembre (vuelta a la jornada partida aparte), tuve la tranquilidad de haber salido de ese bloqueo lector y empezaba a superar el duelo por haber puesto el fin a mi propia historia. Empezaba a pensar de verdad en mis nuevos personajes y a encontrar el encanto a las historias que me iba encontrando por el camino.
Sin duda, mi mejor lectura del mes fue Tal vez tú, de Alice Kellen. 
Es una historia fresca, con la que me reí mucho, con dos protagonistas súper sólidos que son lo mejor de la novela. 
Escenas memorables, momentos tiernos, un puntito de drama... 
¡Muy recomendable!

OCTUBRE


No sé por qué razón no conocía a Mhairi McFarlane, ni tampoco sé cómo la encontré... Pero qué gran descubrimiento.
Me estrené con su novela Nada más verte, que me trajo una historia de reencuentros y flashbacks (mis favoritas). Una narración que me sacó muchas sonrisas, tramas secundarias bien llevadas y dos protagonistas muy carismáticos.
Chick lit británico muy recomendable.


NOVIEMBRE



No sé por qué, pero normalmente evito leer novelas románticas escritas por hombres. Es un prejuicio horrible y si el caso fuera al revés me llevarían los demonios, pero es una manía que tengo. El caso es que este prejuicio, además de estúpido, carece de fundamento lógico. 
Me encontré con la novela de Todas las estrellas son para ti, de J. De la Rosa, buceando por la blogosfera. No sé por qué, pero me llamó. Me leí la sinopsis, y me siguió llamando. Me bajé la muestra gratuita de Amazon... y quise seguir leyendo, así que la compré.
¿Y qué me encontré? Una historia de las que me gustan (de nuevo, flashbacks y reencuentros), una buena narración y unos personajes que me encandilaron.
Genial para un domingo sin más perspectivas que pasar un buen rato.

DICIEMBRE



Diciembre lo empecé cediendo a la tentación. No me quedaba presupuesto para comprar más libros, y La decisión de Stinger, de Mia Sheridan, encima era de editorial. Pero no hacía más que leer buenas críticas, la muestra gratuita de Amazon me había dejado en su día con ganas de más, estaba en todas partes... Así que nada, la compré. ¡Y menos mal!
Me encantó. Me gustó lo arriesgado del planteamiento inicial, la manera en la que ambos protagonistas cuentan la historia desde su punto de vista, los giros, la evolución de los personajes... 
Una de las historias que más me han gustado en los últimos meses (y años).  


Creo que el 2016 me ha traído muchas cosas. Y elijo quedarme con las buenas. La gente. Los momentos. Las sensaciones. Y las historias.
He aprovechado mucho el tiempo y he construido los cimientos de todo lo que quiero crear en el 2017. 
Si tuviera que quedarme con la historia que más me ha marcado, elegiría la Bilogía de Daniela, de Neïra. Por ser un ejemplo de calidad en la autopublicación, por lo inspiradora, por los personajes, por la trama y porque me resulta esperanzador que se sigan creando historias tan mágicas.

Y a ti, ¿hay alguna historia que te haya marcado en especial?

Te deseo lo mejor para este 2017. Amor, salud e historias increíbles.

Alejandra Beneyto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram