5 consejos para escribir una saga


Si estás aquí probablemente es porque te guste leer. Digo más, si estás aquí es posiblemente porque te gusta leer mucho

Seguro que como lector tienes tus manías. Habrá géneros que te gusten más y otros que menos. Incluso dentro de un mismo género, por ejemplo, la romántica, que es el eje de este blog, tienes predilección por un subgénero concreto: contemporánea, new adult, histórica, paranormal... 

Pero seguro que tus manías van más allá. ¿Prefieres los libros narrados en primera persona o con un narrador omnisciente? ¿En pasado o en presente? ¿Novela coral o con un solo protagonista? 


Como buen lector, seguro que tienes respuesta a todas estas preguntas. Yo sin duda las tengo. Para los curiosos: contemporánea, narrada en primera persona, contada en tiempo pasado y con un solo protagonista.

Pero la pregunta que quiero analizar aquí es: ¿te gustan más las sagas o libros independientes?

La «serialidad» está de moda. Esto es un hecho. Solo hace falta asomarse al catálogo de las editoriales para constatarlo.

Tal y como yo lo veo, existen dos tipos de sagas: las de historia única, en la que en las diferentes entregas se desarrolla la trama de un mismo protagonista (o protagonistas), o las de historias múltiples, donde cada novela está dedicada a un personaje perteneciente bien a una familia, a un grupo de amigos o a un lugar de trabajo. 

Es de este último tipo de sagas del que quiero hablarte hoy. Para mí, una trilogía que hable de un mismo protagonista corresponde a una misma historia. En cambio, en la otra clase de sagas al final estás contando la vida de diferentes personajes con algo en común entre sí. Tendrás como resultado tantas historias como personajes quieras explorar.

Existen muchas sagas de este tipo en la actualidad. Muchas de ellas muy exitosas. Parece que el público lector responde bien a ellas. 

Confieso que yo soy lectora de sagas. No es que las busque, es que si un libro me engancha y la autora en cuestión saca una siguiente entrega en la que se hablará de algún secundario que me intrigó... no puedo no leerlo. 

¿Qué tienen las sagas que las hacen una opción atractiva a los lectores? 


Algunos argumentos favor de las sagas pueden ser...

  • Desarrollo de secundarios: si te ha gustado un secundario en concreto en una novela, saber que tendrás un libro entero para seguir conociendo cosas de él o ella siempre será bienvenido.
  • Desarrollas una conexión especial con todos los personajes y con el contexto donde se mueven. Conoces los escenarios, las calles por donde caminan, su círculo de allegados...
  • Guiños: en las sagas es habitual que se repita el mismo «elenco» de personajes, y esto da pie a que exista complicidad entre ellos y el lector porque los detalles adquieren un significado especial.
  • Entiendes mejor las bromas y el sentido del humor de la historia.
  • Como consecuencia de lo anterior, existe un mayor vínculo emocional con los personajes que enriquece la experiencia lectora.

Como confesión, te adelanto que mi primera novela es también la primera parte de una saga. No fue algo premeditado. No entraba a priori en mis planes. Pero los secundarios que aparecen en la historia cogieron tanta fuerza que sus tramas fueron pidiéndome más... así que, digamos, no tuve otro remedio. 

Fue así como aprendí estos cinco consejos que te traigo hoy para crear una saga con la mayor consistencia interna posible. Desde mi punto de vista, como verás, el peso recae en los personajes:


5 consejos para escribir sagas

Desarrolla bien a los secundarios, casi tanto como a los protagonistas. Si quieres que en su momento esos mismos personajes que ahora ejercen de secundarios, acaben llevando el peso de su propia historia, es importante que los construyas bien desde el principio para que sean consistentes a lo largo de toda la saga.

Procura que cuando aparezcan en escena, brillen. Tienen que resultar atractivos para el lector; su manera de ser debe atraerlos de alguna forma, de manera que se queden con ganas de saber más. Para eso, es recomendable que siempre que aparezcan en escena tengan cierto protagonismo. 

Ve dando pistas, a modo de subtrama, para enganchar al lector a su historia. Ve dejando caer información de lo que encontraremos en su historia para llamar la atención sobre ellos.

Traza su propia línea temporal, de manera que cuando desarrolles su historia en la segunda parte de la saga, todo tenga sentido y coherencia. Esto parece una obviedad, pero me ha pasado en algunas sagas que he leído que no se correspondían temporalmente los sucesos que se narraban en una entrega de la saga con lo que mostraban en la siguiente. Creo que para que haya verosimilitud e ilusión de continuidad, este aspecto es muy importante.

Deja caer información sobre el avance de su trama cuando te acerques al final de la novela y, si es posible, no la cierres. 
Esto es, principalmente, para conseguir que cuando el lector cierre el libro se quede con la sensación de que aún hay información que debe conocer. Será el gancho final para que decida continuar leyendo la saga.

¿Qué te han parecido los consejos? ¿Te has planteado alguna vez escribir una saga? ¿Eres más de sagas o de libros independientes?

Alejandra Beneyto

1 comentario:

  1. Muy buenos consejos aun que yo le cambiaría al titulo a "5 consejos para desarrollar buenas tramas secundarias en tu saga"

    ResponderEliminar

Instagram